Brook Preloader

Foto: Gibran Mena Aguilar. Licencia CC by SA 4.0

Entre los escombros de de 59 mil 897 viviendas registradas como hogares en ruinas y 111 mil 617 con daños parciales, el conteo oficial de daños tras los dos terremotos en 2017 en México; familias, poblaciones y municipios enteros  tienen el mismo reclamo: seguimos sin tener dónde vivir. Ni siquiera existe información certera sobre el daño.

El censo oficial de los daños cuya responsabilidad fue de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Territorial y Urbano (Sedatu) no existió en sentido estricto, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, instancia que determinó que un censo debe contar a todos los damnificados y el conteo de Sedatu ni siquiera incluyó todos los municipios que recibieron declaratoria de desastre natural o emergencia extraordinaria, y que son los que las reglas de operación de los programas en sitio indican debieron ser censados en su totalidad.

“La cobertura del levantamiento de información en Veracruz, Estado de México, Guerrero y Morelos fue de 100.0%, mientras que los estados con menor cobertura fueron Oaxaca, con el 28.7% (104 municipios de los 362 con declaratoria) y Tlaxcala donde se levantó información, pero la SEDATU no justificó las causas por las cuales no la incluyó en las bases de datos denominadas “SISMO_PADRÓN MODIFICADO”, concluyó la auditoría de desempeño 1678-DE.

Es decir que en las entidades más dañadas como el municipio de Oaxaca, ni siquiera la tercera parte de los municipios declarados por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) con daño fueron censados, mientras que a entidades como Tlaxcala se las “saltaron” completamente.

El resultado fue que la mitad del total de los municipios con alguna declaratoria de desastre o emergencia, de acuerdo también con la Auditoría Superior de la Federación, no contaron con ningún conteo de daños y el país vio un mapa parcial que muestra la mitad de la devastación, y que se muestra a continuación.

Para conocer el estado actual de la reconstrucción de hogares llevamos a cabo un muestreo en las localidads más dañadas y con mayor índice de marginación de las entidades más dañadas del país por los desastres citados: Chiapas, Oaxaca, Estado de México, Morelos, Puebla y Guerrero. El número de viviendas representadas por este muestreo es de 106 mil 910.

Dicho muestreo ocurrió en un total de 114 municipios de estas entidades. Fueron seleccionadas para tal efecto considerando el número de daños totales, parciales, así como la población afectada y el índice de marginación municipal reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), disponible a 2015. Las viviendas fueron elegidas usando el procedimiento de muestreo aleatorio simple con un nivel de confianza de 95% y un margen de error de +/- 5%.

Este informe presenta los resultados de las variables estimadas y, en la última sección, un diagnóstico de avance en la reconstrucción y número de acciones requeridas en el total de localidades prioritarias por entidad. En cada sección se presenta un resumen, además de un mapa donde es posible consultar el detalle de cada entidad y los porcentajes respecto del total de viviendas encuestadas.

Daño autoestimado

La entidad con mayor porcentaje de daño total autoestimado, es decir, daño total percibido así por las familias damnificadas, es Oaxaca. En ella el total de viviendas en localidades prioritarias con daño total es el 35% respecto del total de viviendas dañadas en estos sitios. Le sigue Puebla, México, Morelos, Chiapas y Guerrero.

La que mayor porcentaje de daño parcial reporta respecto del total de daños en todas las entidades es también Oaxaca, seguida del Estado de México, Puebla, Guerrero, Morelos y Chiapas, en ese orden.

Porcentaje de Avance nulo y avance medio

En cada entidad hay entre 18% y 26% de viviendas donde no se ha avanzado en absoluto en la reconstrucción.

Se observa que las entidades con mayor porcentaje de avance nulo son Oaxaca, Morelos y Chiapas, seguidos por Puebla, Guerrero y México, en ese orden. No obstante, a más de un año de los sismos estos porcentajes pueden considerarse elevados.

En cuanto al avance medio en la reconstrucción, el mayor porcentaje, 43%, lo tiene el Estado de México, seguido de Chiapas, Morelos, Puebla, Oaxaca, y el menor porcentaje de avance medio, Guerrero.

Porcentaje de familias que concluyeron su vivienda, por entidad.

Se observa que las localidades prioritarias que van a la cabeza en viviendas concluidas están en Guerrero, seguida de Morelos, Puebla, México y Chiapas, cuyas localidades están en último lugar.

Recursos de reconstrucción

Las localidades prioritarias construyen reuniendo recursos propios con los entregados por gobierno. Un porcentaje más bajo recurre a créditos. La entidad que más usa recursos propios para la reconstrucción es Guerrero, seguida de México, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Morelos.
La entidad que más recurre a créditos es Morelos, seguida de Chiapas, Oaxaca, Puebla, México y Guerrero, en ese orden.

Modos de reconstrucción

Las localidades prioritarias construyen contratando mano de obra. Los mayores porcentajes de esta práctica se encuentran en Oaxaca, seguido de México, Chiapas, Guerrero, Puebla y Morelos.
La autoconstrucción familiar y vecinal alcanza el 27% de los modos de reconstrucción en Chiapas, y por debajo de esta cifra, en menor medida construyen así en localidades prioritarias de Morelos, Oaxaca, México, Guerrero y Puebla. Otros modos de reconstrucción, como constructoras u organizaciones civiles, no alcanzan más que el 10% en Puebla, y por debajo de esta entidad se encuentran localidades de Guerrero, Morelos, México, Chiapas y Oaxaca.

Vilma López Rivera, de 52, muestra la ruina de lo que fuera su casa
En lo que fuera su cocina, Vilma López Rivera tiene en abril de 2018 sólo ruinas.

Estimadores de atención deficiente

Porcentaje de familias a las que no se ha despositado recursos completos.

El mayor porcentaje de depósitos gubarnamentales incompletos está en el Estado de Chiapas, con un porcentaje, respecto del total de viviendas dañadas, de 68%. Le siguen Morelos, Guerrero, Estado de México, Puebla y Oaxaca, en ese orden.

Porcentaje de familias a las que no se entregaron tarjetas.

A pesar de haber sido censadas y haber recibido folio. Chiapas tiene el más alto porcentaje de no entregas reportadas en localidades prioritarias, 31%. Le siguen Morelos, Puebla, Guerrero, Oaxaca y Estado de México, en ese orden.